Jessie J.: la cantante “olímpica” que come sano pero no pisa el gimnasio

La inglesa que actuó en la ceremonia de cierre de los juegos de Londres impactó con su voz y su figura enfundada en trajes “nude” muy reveladores.

Toma nota

  • Nombre completo: Jessica Ellen Cornish
  • Fecha de nacimiento: 27 de marzo de 1988
  • Altura: 5’ 9” – 1,75 metros
  • Peso: 140 libras – 64 kilos 

En fotos

 
Fotoálbum

Diseños que realzan los puntos fuertes y disimulan defectos

Recomiéndanos

Publicidad

La cantante y compositora británica impactó al mundo con su voz y su energía en la ceremonia de cierre de los juegos olímpicos de Londres. Pero también dejó boquiabiertos a miles con sus trajes "nude" con hojas y lentejuelas, que revelaban redondeces distribuidas en la proporción justa y el lugar adecuado. 

La artista encabeza los récords de venta en su país y ha sido aclamada por el cantante Justin Timberlake como “la mejor cantante del mundo en este momento”. A los 16 años ingresó en la BRIT School, en la que se han formado artistas tan renombradas como Amy Winehouse, Leona Lewis y Adele. 

A los 11 años, los médicos le diagnosticaron una arritmia cardíaca que le causó un pequeño derrame cerebral a los 18. A raíz de esto se asustó tanto que prometió cuidar su cuerpo, por eso no fuma, no bebe ni consume drogas. 

En una ocasión mostró desagrado ante un grupo de estudiantes irlandeses muy alcoholizados, y en especial las mujeres jóvenes “que no parecían capaces de cuidarse a sí mismas”. Al no ser bebedora, admite que su intención fue cuidar a sus fans y recordarles que beber sin medida es peligroso. Algunos la atacaron y otros la defendieron, alegando que se trató de una observación, y no de una conferencia. 

Su madre le inculcó una forma saludable de comer, y cuando era una niña, le preparaba trozos de papa y pollo y los metía en una caja con una “M” y le decía que eran de McDonald's. La joven revela con sorpresa: “cuando fui realmente a Mc Donald’s comprobé que no me gustaba tanto como lo que me hacía mi mamá”. 

Hoy no consume comida chatarra y sigue una dieta saludable, aunque no es inmune a algunas tentaciones. “Trato de comer mucha fruta y vegetales, tomo mucha agua, pero me gustan mis carbohidratos” reconoce. Ajena al tipo de atracón que podría tener cualquiera de nosotros, su propia versión con la que reemplaza a una hamburguesa consiste en una papa hecha puré, un poco de salsa y queso. 

¿Cómo cuida su cuerpo esta sinuosa cantante? “No soy una rata de gimnasio”, admite. “Una sola vez en mi vida fui al gimnasio y no sabía qué hacer. Usé el programa que estaba puesto en la cinta de caminar, y estuve ejercitando todo el tiempo en el nivel 1. ¡Está claro que su envidiable silueta es un regalo de la naturaleza!

Si se siente cansada, en lugar de quejarse duerme nueve horas y se recupera. Y este año se ha planteado comer en forma más frecuente, ya que con su equipo de trabajo están tan ocupados que no encuentran tiempo para una comida decente.

En cuanto a su vida personal y amorosa, si bien se la tilda de bisexual, admite que no es un detalle que utilice para vender más discos y que por ahora, el amor de su vida es la música.

Comments widget here