La eficacia de la dieta mediterránea

Un grupo de voluntarios realizó una dieta mediterránea y otra reducida en grasas o carbohidratos. Al cabo de dos años, los del primer grupo fueron quienes más habían bajado su colesterol, y también fueron quienes habían recuperaron menos peso tras el período de prueba.

En fotos

 
Fotoálbum

Los descubrimientos científicos más novedosos para adelgazar

Recomiéndanos

Publicidad

Un grupo de trabajadores participó de un estudio para el cual siguieron una dieta mediterránea durante dos años. Cumplido ese plazo, se comprobó que éstos engordaron menos que otro grupo de voluntarios que siguió una dieta reducida en grasas o carbohidratos. Además, el primer grupo redujo más su colesterol, aunque la diferencia entre ambos grupos no siempre fue tan evidente.

Los resultados, publicados recientemente en The New England Journal of Medicine, sugieren que los programas alimentarios en el lugar de trabajo pueden tener efectos duraderos, en especial si sigue una dieta mediterránea o reducida en carbohidratos.

Los autores pidieron a 322 trabajadores con obesidad moderada, que realizaran de una a tres dietas durante dos años. Luego, los controlaron durante cuatro años más. Los participantes tenían un índice de masa corporal (IMC) promedio de 31 y eran principalmente hombres.

El doctor Dan Schwarzfuchs, del Centro de Investigación Nuclear, Negev, Dimona, Israel, y autor principal del estudio, explicó que en dos años, los participantes pudieron adelgazar unos 2,9 kilos con la dieta reducida en grasas, 4,4 kilos con la dieta mediterránea y 4,7 kilos con la dieta reducida en carbohidratos.

Cuatro años después, los resultados de los 259 participantes disponibles revelaron que el 67 por ciento seguía la dieta original, el 11 por ciento la había reemplazado por otra y el 22 por ciento la había suspendido. Y, aunque los grupos que habían realizado las dietas reducidas en grasas y carbohidratos habían recuperado casi todo el peso perdido, los voluntarios que siguieron la dieta mediterránea recuperaron sólo 1,4 kilos durante los cuatro años de seguimiento.

Schwarzfuchs aclaró que los participantes ignoraban que serían controlados luego del estudio. "Podían hacer lo que querían. Quisimos ver qué ocurre en la vida real”, explicó. También consideró que los resultados no los sorprenden. “La dieta reducida en calorías y grasa es difícil de seguir; con la dieta mediterránea se puede comer casi todo. Es más compatible con la vida real", agregó.

Comments widget here