Avanza el movimiento que defiende la gordura

Crece en EEUU el movimiento a favor de la gordura, en busca de terminar con la discriminación. Los integrantes de estas “grandes ligas” proclaman que lo importante es estar sano, no flaco. Y hasta el voluminoso gobernador de New Jersey, come donas en el medio de un show televisivo como diciendo “Soy gordo, ¿y qué?”

En fotos

 
Fotoálbum

Son exóticas pero no todas adelgazan

Recomiéndanos

Publicidad

“Soy gordo, ¿y qué?”, es lo que parece decir Chris Christie, el rotundo gobernador de Nueva Jersey. Si bien en su momento el sobrepeso obstaculizó sus aspiraciones presidenciales, hoy en lugar de combatirlo lo alimenta. Y literalmente, ya que en el show televisivo de David Letterman sacó una dona de su bolsillo, que comió con evidente placer ante el sorprendido conductor. 

Christie aprovechó las cámaras y sacó un pavo crudo de abajo de la mesa, al que comenzó a condimentar y llenar de manteca, mientras daba detalles sobre su gestión de gobierno. Letterman hostigó durante mucho tiempo a Christie con el tema del peso, pero el gobernador se lo tomó con humor, y parece ser la mejor arma del fornido republicano.

Fornido, rotundo, gordo. A una persona con sobrepeso se la puede llamar de diversas maneras, y algunas pueden resultar muy hirientes. De a poco, estos apelativos van afectando su autoestima, y por esto y otros motivos, hay agrupaciones que luchan contra la discriminación social, laboral e incluso médica que sufren los obesos EEUU. En los años ’70 tomó bastante auge la National Association to Aid Fat Americans, movimiento que promovía la aceptación de la obesidad al que se conoció como “fat power”. 

Desde los años ’70 creció ininterrumpidamente la tasa de obsesidad en EEUU, y cada vez son más los que se suman a este movimiento de defensa. Su objetivo no es hacer una apología de la gordura, sino demostrar que una persona obesa también puede ser sana. Y sobre todo, buscan convencer al resto de la sociedad de que también hay belleza, tanto interior como exterior, a pesar del sobrepeso.

En los años ’80 la asociación tomó más relevancia y cambió su nombre al de National Association to Advance Fat Acceptance (NAAFA). Una de sus actividades es sugerir a las corporaciones cómo adecuar sus servicios y ofertas para satisfacer el mercado de las personas con sobrepeso. Esta organización tiene una gestión muy activa, por ejemplo frente a las aerolíneas, cuyas políticas establecen que las personas con sobrepeso tienen que pagar según el espacio que ocupen: si es más de un asiento, deben pagar doble.

El debate ese más virulento en el caso de los seguros de salud. Se dice que una persona delgada con un estilo de vida saludable, no le cuesta tanto dinero al sistema como quien hace de las hamburguesas el ingrediente principal de su dieta. Pero los militantes de estas ligas “mayores”, que disponen de activa una plataforma legal, argumentan que no se puede juzgar la salud de una persona solo por su peso. “Es el prejuicio lo que hace suponer que alguien gordo puede estar enfermo. Se puede ser sano con cualquier tamaño, y además, los delgados también se enferman”, sostienen.

Organismos prestigiosos como el CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) advierten constantemente que el sobrepeso aumenta el riesgo de contraer enfermedades crónicas. Esto implica más costos de salud, por eso el gobierno hace tantos esfuerzos por promover la delgadez entre la población. Sin embargo, las organizaciones que defienden la obesidad desestiman estas afirmaciones.

Al parecer, hoy se ha desatado un debate de gordos contra flacos. Habrá que ver si efectivamente, comer sano y hacer ejercicio es suficiente para que una persona obesa sea saludable, desafiando la opinión de los expertos. ¿Salud y delgadez van de la mano? No para el "fat power", al menos por ahora.

Comments widget here