Almorzar tarde podría hacer engordar

Un estudio español sugiere que almorzar antes de las 3 de la tarde podría ayudar a cuidar la silueta.

En fotos

 
Fotoálbum

Algunas tienen más de 3 mil calorías

Recomiéndanos

Publicidad

Las personas que almuerzan tarde podrían tener más problemas con el peso que las que comen antes, sugiere un estudio reciente. Los investigadores hallaron que de 420 personas en un programa para perder peso, los que almorzaron tarde perdieron alrededor de 25 % menos peso que los que usualmente almorzaban antes de las 3 p.m.

Sin embargo, el investigador Frank Scheer, de la Universidad de Harvard, en Boston, explica que el estudio fue hecho en España, donde la comida principal del día es el almuerzo. En EEUU, en cambio, el almuerzo es liviano y la cena es la comida fuerte.

Se cree que es mejor hacer la comida principal del día lo más temprano posible, según dice el adagio popular: “desayunar como un rey y cenar como un mendigo”. Pero aún no hay mucha evidencia científica de que el momento en que se consume la comida principal importe en la batalla contra la grasa. 

No se sabe con certeza por qué un almuerzo tardío podría interferir con la pérdida de peso, pero al parecer, esperar demasiado tiempo entre comidas podría tener efectos sobre el metabolismo.

Algunos estudios han sugerido que programar las comidas con regularidad (comer cada tres a cuatro horas) podría ayudar en el control del peso, según informó Connie Diekman, directora de nutrición universitaria de la Universidad de Washington, en St. Louis. 

El equipo de Scheer tomó en cuenta que los grupos que comían el almuerzo temprano y tarde consumían un número parecido de calorías y quemaban una cantidad similar (según los niveles de actividad que reportaron). Pero esto no es suficiente para probar que el almuerzo tardío provocara una pérdida de peso más lenta, señalaron. 

Los expertos se preguntan si en una cultura donde la comida principal es la cena, importaría si se cena a las 9 p.m. o a las 6 p.m. Por ahora, los hallazgos concuerdan con la investigación en animales que muestra que el horario de las comidas parece afectar al peso, comentó Scheer. 

La razón tendría que ver con los efectos sobre los ritmos circadianos del organismo, que influyen sobre una variedad de funciones, entre ellas el ciclo del sueño y la vigilia y el metabolismo. En los animales, un horario inusual para las comidas parecen afectarlos e interferir en el control del peso. 

En el caso de los humanos, se necesita más investigación para ver si el momento de la comida principal influye directamente sobre el peso, y qué tan importante es esa influencia realmente, señaló Scheer.

Comments widget here