Cura tus males digestivos desde la raíz

Utilizado por la medicina china, japonesa e hindú, el jengibre ofrece múltiples beneficios para la salud. En especial, para personas que sufren náuseas y vómitos.

Recomiéndanos

Publicidad

Utilizado por la medicina china, japonesa e hindú, el jengibre ofrece múltiples beneficios para la salud. En especial, para personas que sufren náuseas y vómitos.

Hay platos que directamente no puedes ni probar, porque sabes que tienen muchas calorías o que no te caen bien. Pero también hay comidas que no sólo son sabrosas sino que además pueden ayudarte a sentirte mejor. Tal es el caso del jengibre, una planta muy utilizada por la medicina china, japonesa e hindú, desde hace más de 2500 años. Fácilmente reconocible por su fragancia aromática y sabor picante, sus virtudes provienen de la raíz, que puede extraerse recién después de los seis meses de haber sido plantada. Luego, debe ser lavada y dejarse secar durante varios días.

Una mejor digestión

Entre las propiedades curativas del jengibre, que se atribuyen a su resina oleaginosa, se destacan sus cualidades indicadas para trastornos digestivos. Así lo reveló un análisis de 33 estudios realizado en el año 2005, que analizó su efectividad en el tratamiento de las náuseas y los vómitos, incluso en el embarazo,  luego de una anestesia y después de una quimioterapia. 

También, algunas personas utilizan el jengibre para aliviar los dolores que produce la artritis, aunque estos beneficios todavía no han sido comprobados científicamente.

La dosis justa

El Centro Médico de Maryland recomienda tomar entre 1 y 4 gramos de jengibre fresco diariamente para gozar de sus beneficios para la salud.

Para prevenir los vómitos, se debe tomar media cucharadita de jengibre en polvo cada cuatro horas, sin exceder cuatro dosis por día. Si no consigues el polvo de jengibre, puedes masticar un cuarto de onza de jengibre fresco. Sin embargo, el consumo excesivo de jengibre (más de 4 gramos diarios) puede causar gastritis y puede interferir con algunos medicamentos, como los anticoagulantes (aspirina y heparina).

De todos modos, es recomendable que consultes con tu médico antes de empezar a consumir jengibre con propósitos medicinales y evita consumirlo días antes de cualquier cirugía.  

Si prefieres utilizar el jengibre en la cocina, aquí te damos algunas ideas:

  • Batido de Albaricoque con jengibre
  • 5 albaricoques sin semilla
  • 1 cucharadita de jengibre fresco picado
  • ½ taza de jugo de manzana
  • ½ taza de leche de  soya

Coloca todos los ingredientes en la licuadora y lícualos hasta que se mezclen. Tómalo frío.

  • Si tienes ganas de preparar alguna receta asiática, mezcla jengibre fresco con ajo para sazonar guisos de carne y aves, y pescado.
  • Para preparar mariscos, ralla la raíz del jengibre y utiliza el jugo que queda, para realzar el sabor.
  • Para mejorar tu digestión y aliviar el dolor de cabeza, toma té de jengibre, realizado con la raíz fresca.

 Fuentes:

  1. American Family Physician (2007). Ginger: An Overview. Revisado en agosto de 2008 desde www.mdconsult.com
  2. Maryland Medical Center (2008). Ginger. Revisado en agosto de 2008 desde  www.umm.edu/altmed/articles/ginger-000246.htm
  3. Cousin, Pierre Jean; K. Hartvig. The Complete Guide to Nutritional Health. 1 sted.USA: Duncan Publishers, 2004.
Comments widget here

Publicidad

Publicidad

En Twitter

Mi Dieta

Sigue a

    Multimedia

    Foto ensayos

    Los 8 “desechos” más nutritivos de los alimentos

    La corteza de la sandía y la cáscara de la naranja nutren más de lo que imaginas.

     

    Los 10 alimentos que debes comer con cuidado

    Descubre por qué las palomitas de microondas son nocivas para tu salud.