Los riesgos ocultos de las cirugías para bajar de peso

La cirugía para combatir la obesidad es considerada la mejor y más rápida solución. Sin embargo, muchos pacientes corren riesgos ya que no reciben adecuada información antes de entrar al quirófano, ni son asesorados correctamente tras la intervención.

En fotos

 
Fotoálbum

Los descubrimientos científicos más novedosos para adelgazar

Recomiéndanos

Publicidad

En la “Encuesta Nacional y Confidencial sobre Resultados y Muerte de los Pacientes” se analizó la atención proporcionada a más de 300 pacientes del Servicio Nacional de Salud (NHS) y de hospitales privados de Inglaterra, Gales y el Norte de Irlanda. 

Los resultados evidenciaron que muchos de ellos no habían recibido suficiente o adecuada información antes de dar su consentimiento para ser operados, y tampoco recibieron todo el asesoramiento necesario sobre los cuidados posquirúrgicos. 

Muchos de los pacientes no tienen la posibilidad de consultar a dietistas y sicólogos. Joyce Connealy, por ejemplo, es una paciente que fue sometida a una operación de by-pass, y confiesa: “no puedo comer más que lo que comería un niño, por eso debo hacerlo muy a menudo y en pequeñas porciones.” Y si bien su operación fue exitosa ya que perdió 140 libras (63,5 kilos), cuando se le preguntó sobre el asesoramiento recibido, preguntó sorprendida “¿Qué asesoramiento?”

Según los resultados de la encuesta, esta omisión de información aumenta la cantidad de re-admisiones: un quinto de los pacientes tuvieron que regresar al hospital a los seis meses de la operación. Solo un 29% recibió asistencia sicológica antes de la cirugía, y en la cuarta parte de los casos, los formularios de consentimiento no tenían adecuada información sobre la misma, ni sobre los riesgos que implicaba. 

Es de esperar que se hagan los cambios necesarios para que el paciente no llegue a la cirugía sin la información y contención necesaria. También es menester que el consentimiento se les entregue con tiempo suficiente como para reflexionar sobre sus riesgos y beneficios, y no unos minutos antes de entrar al quirófano. 

La promoción que se da a este tipo de intervenciones también debería ser regulada, ya que se promocionan como la gran panacea, sin aclarar que tienen contraindicaciones. Por eso se pidió a las asociaciones profesionales y entes reguladores que redefinan sus códigos de conducta. 

El presidente del Colegio Real de Cirujanos, profesor Norman Williams, informó que se están preparando nuevas guías clínicas para cubrir varios aspectos de este tipo de intervenciones, que han probado ser exitosas y con una buena relación riesgo/beneficio. Por ello informó: "continuaremos trabajando con profesionales de otras áreas de la salud para asegurar altos estándares de cuidado que matengan la seguridad del paciente.” 

Las operaciones para bajar de peso, ya sea mediante bandas gástricas o by-pass, cada vez son más populares ya que aportan una solución radical a la obesidad, aunque tienen tantos riesgos como beneficios. El año pasado el NHS realizó más de 8,000 y la cifra tiende a aumentar un 10 por ciento al año.

Comments widget here