Huracanes: plan de comidas de emergencia

Expertos aconsejan acumular artículos no perecederos, fuentes de proteína y leche en polvo. Es importante asegurarse una provisión de agua para al menos 3 o 5 días.

En fotos

 
Fotoálbum

El 30% toma pero, ¿son necesarios?

Recomiéndanos

Publicidad

La llegada del huracán Isaac a la Costa del Golfo de Estados Unidos, requiere que quienes residen cerca del lugar planifiquen por adelantado, y piensen en algo más que pilas y linternas al prepararse para la emergencia. Expertos de la Clínica Mayo, en Florida, aconsejan aprovisionarse también de alimentos y buscar medidas de seguridad para poder dar de comer a la familia en el caso de que haya fallas en la electricidad y la refrigeración.

"Ya sea un huracán u otro desastre natural, es esencial comprender la importancia de la comida y el agua, sobre todo si hay apagones o inundaciones. Contar con un plan asegurará una nutrición adecuada, electricidad y bienestar a largo plazo", señaló en el comunicado de prensa Sherry Mahoney, directora de servicios de nutrición y alimentarios de la clínica.

Es buena idea crear un plan de comidas por adelantado, "dado que la mayoría de personas no piensan en las recetas (en medio de un desastre), y la refrigeración y cocinar podrían convertirse en un problema", aconsejó Mahoney.

Comer enlatados no tiene que ser aburrido, según Ron Stone, director asistente de nutrición de la clínica. "Hay muchas opciones y mezclas que puede hacer con lo que tenga en la despensa, y con planificación adelantada y un poco de creatividad, puede proveer comidas sanas y deliciosas a la familia", aseguró en el comunicado de prensa.

Stone ofreció los siguientes consejos para llenar la despensa y planificar un menú de emergencia:

  • Conozca las temperaturas seguras de almacenamiento para los alimentos perecederos. Si la electricidad falla, mantenga las puertas de la nevera y el congelador cerradas siempre que sea posible. Si no se abre, una nevera mantiene la comida fría unas cuatro horas, un congelador mantiene su temperatura durante unas 48 horas si está lleno, y durante 24 horas si está medio lleno.
  • Almacene condimentos como el kétchup, la mostaza, la salsa de soya y la salsa de BBQ. Duran mucho y son versátiles. Asegúrese de que la despensa cuente con productos enlatados con proteína (como pollo, salmón, frijoles y mantequilla de cacahuete) y de que tiene un abridor de latas manual.
  • Compre cajas de leche en polvo o leche de larga duración que se pueda usar para los cereales o postres. La fruta seca, los frutos secos y las especias son fáciles de guardar y pueden añadir sabor a los platos sencillos durante una emergencia.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades aconsejan aprovisionarse con varios recipientes limpios para guardar agua, que sean lo suficientemente grandes como para tener agua durante 3 a 5 días (unos 5 galones [19 litros] por persona). Para purificar el agua, conseguir tabletas de cloro o yodo, o cloro común de uso doméstico sin aroma.

Es importante tener en cuenta a los miembros de la familia que tengan una dieta específica, como en el caso de quienes tienen hipertensión, diabetes, alergia al gluten (enfermedad celíaca) u otras condiciones de salud que requieran un menú especial.

El “kit de emergencia” debe incluir proteinas, frutas y vegetales y alimentos con almidón, y en cada comida se debe tratar de incluir algo de cada grupo. En casos de emergencia es importante mantenerse hidratado y con suficiente cantidad de calorías; el cuerpo debe tener combustible para poder estar activo y saludable para actuar rápidamente si fuera necesario.

Comments widget here

Publicidad

Publicidad

En Twitter

Mi Dieta

Sigue a

    Multimedia

    Foto ensayos

    Accidentes al volante

    Cada año mueren 1.2 millones de personas en el mundo por esta causa

     

    Enfermedades que transmiten los insectos

    Qué enfermedades transmiten esas criaturas diminutas, cuáles representan un mayor peligro y cómo puedes protegerte.

     

    Estos son los virus que pueden matarnos

    Algunos son viejos conocidos, otros son mutaciones y otros acaban de identificarse. ¿Qué tienen en común? Pueden causar epidemias letales