Polémica ante la dieta que promueve comer por la nariz

Se trata de la Dieta K-E que promete bajar 20 libras (9 kilos) en 10 días a través de un tubo nasofaríngeo. Cada vez son más las críticas entre los especialistas.

En fotos

 
Fotoálbum

Con estos 6 pequeños cambios, podrás perder 14 libras en un mes

Recomiéndanos

Publicidad


La famosa dieta Ketogénica o K-E (por sus siglas en inglés de Ketogenic Enteral) fue lanzada hace menos de un año por el médico Olivier Di Pietro. Consiste en recibir alimentación por la nariz, más precisamente a través de un tubo nasogástrico y promete hacer perder 20 libras (nueve kilos) en diez días. Utiliza el modo de alimentación que se suministra en los hospitales a los pacientes que no están en condiciones de comer alimentos sólidos.

El doctor Di Pietro tiene una clínica en Bay Harbor Islands, en Miami, Florida, y explica que sus pacientes no pasan hambre ya que se les suministra alimento en forma constante, a razón de 800 calorías diarias. A los diez días, los pacientes pierden cerca del 10 por ciento de su peso. 

Durante el tratamiento, el paciente lleva puesto en forma constante un tubo nasogástrico por el que se le suministra una solución de aminoácidos, vitaminas y minerales, que transporta en una coqueta bolsita con el logotipo K-E. 

Mientras tanto, el cuerpo va quemando las grasas a través de un proceso llamado ketosis, que, según asegura el doctor Di Pietro, no afectaría la masa muscular. 

A su vez, Di Pietro asegura que si bien sus pacientes no permanecen internados, están bajo constante supervisión médica durante el tratamiento. Y aclara que éste tiene leves efectos colaterales como el mal aliento y la constipación, ya que la alimentación suministrada no contiene fibra. También  asegura que realizan un examen medico y psicológico antes de comenzar cada tratamiento, y que en alguna ocasión ha tenido que rechazar pacientes por su reducido índice de masa corporal.

La dieta de la boda

El tratamiento cuesta 1.500 dólares y es especialmente popular entre las futuras novias. Es bien sabido que toda mujer quiere llegar al día de su boda con una silueta perfecta.  

Sin embargo, a la clínica concurren todo tipo de mujeres, ya que según opinan miembros del staff  “¿qué mujer no quiere perder 10 kilos en diez días?" Allí  también acuden hombres con severos problemas de sobrepeso, pacientes cardíacos y algunos coquetos que quieren mejorar su aspecto. 

David Katz, director del Centro de Investigación Preventiva de la Universidad de Yale, opina que métodos como éste violan la ética profesional y suponen un peligro para el hígado, los riñones y la estructura ósea del paciente. Y desaconseja sacrificar la salud para bajar de peso. Lo malo de este tipo de procedimientos, agrega el profesional, es que se incentiva la idea de que cualquier medio es bueno para perder peso.

El doctor Di Pietro conoció este sistema durante un viaje a Roma y decidió llevarlo a los Estados Unidos, donde ha tenido un éxito rotundo. El propio Di Pietro tiene antecedentes de obesidad en su familia, ya que ha llegado a pesar más de 242 libras (110 kilos), y no ha dudado en utilizar su propio método en varias ocasiones.

Según describe, "los resultados son tan drásticos que elevan la moral y animan a mantenerse”. Aunque después de este tratamiento shock, recomienda adoptar una dieta para seguir en línea o si se desea seguir bajando de peso, hacerlo en forma más lenta. 

Foto: Youtube

Comments widget here

Publicidad

Publicidad

En Twitter

Mi Dieta

Sigue a

    Multimedia

    Foto ensayos

    Estos son los virus que pueden matarnos

    Algunos son viejos conocidos, otros son mutaciones y otros acaban de identificarse. ¿Qué tienen en común? Pueden causar epidemias letales

     

    ¿Qué hace que el azúcar suba?

    Hay días en que te parece que no hay con qué darle a tu azúcar alta y sientes que tienes la batalla perdida. ¿Cuáles son las razones?

     

    Niño cuenta su experiencia cercana a la muerte

    Se estrena "Heaven is for real", la historia de Colton Burpo, quien volvió de la muerte y contó lo que vió